viernes, 13 de septiembre de 2013

El virus "118 bis" y la samsonite del viaje a ninguna parte

    Esta que casi toca a su fin ha sido una semana para no olvidar como la canción de Calamaro y a los hechos me remito. Ha sido la semana en la que los españoles descubrimos que el mundo olímpico no nos quiere o quizás no entiende la variedad dialectal del inglés de la señora Botella, a la que por cierto, por fin tengo que felicitar después de conocer sus declaraciones, esta vez en un correcto castellano, en las que manifiesta la idea de que Madrid no debe presentar su candidatura en 2024, bien está lo que bien acaba.
Ha sido también la semana en la que el virus “118bis” se apoderó del equipo informático de la jueza Alaya provocando una de las tragicomedias más importantes de la relación entre poderes del Estado que provocaría la vergüenza de Montesquieu si Maquiavelo le dejara levantar la cabeza, cosa que no ocurrirá porque todo sabemos como se las gasta Maquiavelo que debe ser el inductor o autor intelectual de la famosa frase, ya ocupa un lugar de oro en la jurisprudencia de la estulticia, del portavoz parlamentario del PP-A y presidente del Partido, el señor Zoido, cuando afirmaba que “no estan imputados, pero si señalados”, en una clara mezcla de tecnicismo judicial, mala leche y salga el sol por Antequera. Confiemos en que con tales análisis de autos judiciales la política mantenga al señor Zoido mucho tiempo alejado del ejercicio de la judicatura sobre todo ahora que recurrir cuesta dinero gracias a la magnífica gestión ministerial del señor Gallardón. No sorprende por tanto que la Fiscalía Anticorrrupción haya decidido poner en marcha el “antivirus” en forma de recurso contra el famoso auto “infectado”, mientras tanto una buena parte de mis compañeros y compañeras que han tenido altas responsabilidades en la Junta de Andalucia continuan pagando “la pena de Telediario” mientras la maleta de la señora jueza, la del viaje a ninguna parte, sigue siendo la más vista de España.

sábado, 7 de septiembre de 2013

Hoy puede ser un gran dia

Hoy puede ser un gran dia, o al menos eso cantaba Serrat. Hoy es el dia en el que Madrid puede hacer realidad su sueño de convertirse en sede de los Juegos Olímpicos del 2020 y todo ello a pesar de su alcaldesa que, visto lo visto estos dias en Buenos Aires, tiene mucho mérito. Cualquiera que el pasado jueves viera El Intermedio en la Sexta estará plenamente convencido que el comportamiento de la señora Botella era cuanto menos sorprendente. Y no me refiero sólo a su “impecable” dominio del inglés que haria que Shakespeare se volviera a la tumba si levantara la cabeza, no, me refiero a ese uso aleatorio de los auriculares de traducción que no utilizaba cuando se formulaban preguntas en inglés y si cuando las preguntas eran en castellano. Esta circunstancia provocó uno de los momentos gloriosos de la rueda de prensa cuando a una pregunta sobre los niveles de desempleo en España cercanos al 27% y formulada en inglés ella conestara que las infraestructuras estaban terminadas en un 90% en primera instancia y en un 80% segundos más tarde, total, un 10% más o menos en temas de infraestructuras no se va a notar sobre todo teniendo en cuenta el diálogo de besugos en que la señora Alcaldesa había convertido la rueda de prensa por un “quitame allá esos cascos”. Como diría Matias Prats, son los problemas del directo, en un Partido, el Popular, donde lo habitual es el “diferido” con tecnologia Cospedal. Lo cierto y verdad es que la rueda de prensa parecia patrocinada por los Hermanos Marx y espero que no puntue a la hora de la decisión final sobre la Candidatura Madrid 2020 a la que deseo la mejor de las suertes a pesar de los excesos en comprensión lingüística de la señora Botella.