jueves, 28 de febrero de 2013

El día que Toni cantó y Teofila lloró

  La semana política se presumía interesante, se celebraba la votacion de las propuestas de resolución del pasado Debate de la Nación y eso podía poner de manifiesto la veracidad de lo afirmado por el presidente Rajoy, con la solemnidad que caracteriza sus comparecencias parlamentarias, sobre su voluntad de acuerdo en relación con los grandes temas de la política nacional que no son otros que la búsqueda de soluciones a la difícil situación que viven millones de españoles. Pero mira por donde la posición del grupo parlamentario popular no fue más que otra dosis en vena de "más de lo mismo", aquí mando yo y se aprueba lo que yo diga, así que nuestro gozo, el de toda la oposición, en un pozo, ese pozo en el que el gobierno de Mariano Rajoy está sumiendo a este pais en nombre de no se sabe que sacrosanta cruzada contra la ciudadanía y al grito unánime y cansino de "contra la herencia recibida"que empieza a sonar ya a letanía de charlatán de feria que intenta vendernos sus productos milagrosos a la desesperada.
    Pero quien podía imaginar que otros acontecimientos menores, entre los que no incluyo la dimisión del Papa por respeto a mi madre que está muy afectada por el futuro del Santo Padre y la pensión que le pueda quedar, iban a distraer nuestra atención hasta el punto de convertirse en carne de informativos y núcleo argumental de los pocos programas televisivos con los que aún podemos llegar a la conclusión de que hay vida después del día a día y sus sufrimientos. Y entre todos los días de esta semana uno en especial, el lunes veinticinco que puede llegar a batir en los rankings de audiencia al martes veintiséis con la votación de "mis hermanos separados" del PSC y a este jueves veintiocho en el que el Papa ha tirado la toalla harto ya de tanta ducha fría vaticana y en mi tierra celebramos la conquista de nuestra autonomía, esa que se ha convertido para Montoro en oscuro objeto de deseo hasta el punto que no hay día en que no le pegue un mordisco aun a riesgo de sufrir una grave intoxicación progresista.
   Y es que ese lunes fue el día en el que Toni cantó y Teofila lloró, suponiendo esto último una gran novedad en su repertorio discursivo donde hasta ahora el lugar central lo ocupaban los gritos, amenazas e insultos a la oposición. Lo de Toni no es ninguna novedad, al parecer ya había cantado en ocasiones en los escenarios antes de que decidiera beber de ese coctel mortífero de ficción teatral y política espectáculo, pero esta semana se ha superado a si mismo en un doble salto mortal con tirabuzón sobre una piscina en la que no quedaba ni gota de agua,

sábado, 23 de febrero de 2013

Las cuentas del Gran Capitán

Es una pena, una autentica pena, que el señor Rajoy y el Partido Popular estén desaprovechando un diamante en bruto como Antonio Sanz en un momento en que un buen contable para su partido y para su gobierno les vendría como agua de mayo. Ni corto ni perezoso el hombre se ha puesto a la labor y en menos que canta un gallo ha soltado la cifra mágica de 206 millones de euros, exactamente 206, ni un  euro más ni uno menos, como consecuencia de la aplicacion de la nueva ley de administración local que el Gobierno prepara para mayor gloria del señor Montoro para el que la autonomía local es como un banco de sangre para el Conde Drácula. Mucho me temo que la calculadora del señor Sanz tiene más "efectos especiales" que la saga de La Guerra de las Galaxias, pero es que el Partido Popular esta sumido en una terrible adicción por las cuentas sean las de Rajoy en el debate de la nación, las de Montoro con la amnistía fiscal, las de la ministra Pastor con el puente de Cádiz o las del señor Bárcenas en el acta notarial.
   Yo no sé de donde habrá sacado Sanz lo de los 206 millones de euros que ha proclamado a los cuatro vientos con la voz inocente de un niño de San Idelfonso como si del gordo de Navidad se tratara, y es que a falta de millones de inversión en la provincia por el gobierno del señor Rajoy y de una reforma de la financiación local que haga viable la gestión municipal nos traen esta particular versión del cuento de la lechera.

domingo, 17 de febrero de 2013

Adiós con el corazón, que con el alma no puedo

  Hay un viejo dicho popular muy utilizado en situaciones criticas y escandalosas que dice que "aquí no dimite ni Dios" y que cada vez esta más cerca de convertirse en un sinsentido a tenor de las noticias que ultimamente venimos conociendo y sobre todo porque Dios todavía no ha dimitido pero si lo ha hecho ya su delegado en en la tierra el Papa Benedicto XVI . Y es que como decía aquella famosa película, el cielo puede esperar pero los asuntos celestiales en la tierra parece que no y así ha debido entenderlo Su Santidad que ha hecho caso omiso a ese otro dicho de que " a quién Dios se la de San Pedro se la bendiga" y ha decidido poner tierra de por medio ante la constatación humana y divina de que las cosas de palacio van despacio y en el Vaticano ni van.

lunes, 4 de febrero de 2013

España, entre el cartero real y el correo del zar

   Entre la realidad y el deseo los "papeles de Bárcenas" han optado por la realidad, la de los hechos descritos o mejor dicho escritos en ellos. El deseo de la dirección nacional del Partido Popular manifestado por boca de su Presidente Nacional y al tiempo Presidente del Gobierno de España el pasado sábado se ha mostrado demasiado débil para hacer frente al mayor escándalo político de la actual democracia. La duda, cada vez más cercana a la certeza, sobre graves irregularidades en el manejo del dinero de las donaciones, sobre la legalidad de las propias donaciones, se ha instalado en el inconsciente colectivo de los españoles y cada día que pasa los hechos,en forma de afirmaciones de miembros del propio partido que han decidido no interpretar el guión que hiciera publico la señora Cospedal nada mas conocerse los datos, unos por despite y otros por arrebatos éticos, vienen a desmontar el castillo de naipes de la falsedad que construyó el propio Rajoy en su intervención del pasado sábado en el Comité ejecutivo del Partido Popular

domingo, 3 de febrero de 2013

Barcenas y la caja de Pandora

  Después de dos semanas "desenredado" siguiendo los consejos de quienes mejor entienden la relación adictiva entre la mente humana y las redes sociales he decidido retomar este espacio para antes que nada confesar que cuando le puse nombre no podía esperar que los tiempos llegaran a ser tan revueltos por mucho que yo sea un convencido de que la realidad con bastante frecuencia supera a la fantasía. Vivimos tiempos revueltos y estamos a punto de conocer "la tormenta perfecta" en la vida política española que a golpe de "ciclogénesis explosivas" se está volviendo irrespirable para la inmensa mayoría de los ciudadanos y ciudadanas. Ya no se trata sólo de políticas austericidas que han terminando asolando el estado del bienestar, de prácticas bancarias indecentes que han desposeído de sus recursos a miles de pequeños ahorradores, de servicios públicos esenciales cuya gestión queda en manos del Ibex 35, no, en estos días hemos dado un paso más en el camino del deterioro del sistema democrático, desgraciadamente un paso de gigante, de la mano del demonio de la corrupción política, la real y la intuida, que se inyecta como un veneno sin antídoto en las venas de la ciudadanía.